07:23 h. Sábado, 23 de Septiembre de 2017

XAVI REÑAGA

Desobediencia cívica

Empresari del sector turístic

XAVI REÑAGA | 05 de Mayo de 2015

Todo está prohibido, todo controlado, incluso han regulado cómo deshacernos de las cenizas de nuestros seres queridos. Si mueres dejas una factura de 4.000.-€ a tus familiares.

 

 

¡Interesante concepto!, Hemos llegado a un momento crítico, todos estamos al borde de la paciencia soportable, la paciencia también tiene su momento crítico; optimismo y positivismo por delante, es la única manera de controlar la paciencia. El control es saber escuchar y saber comunicar, pero sobretodo saber ver y sentir por todo tu cuerpo y entender lo que percibes.

Actualmente, cuando muchos tienen graves problemas para llegar a fin de mes y muchos más simplemente no llegan, unos señores políticos, administradores y banqueros aceptan como norma que tienen derecho y autoridad para imponer un exceso de impuestos, multas y por retrasos de pago con penalizaciones usureras del 20%, y la novedad de estos últimos tiempos es la soberbia para poder de embargarte tus cuentas impunemente, no es el juez quien tiene esta potestad, si no los administradores y funcionarios.

La regulación existente actualmente es tan bestia que si tienes un restaurante en el campo no puedes ni vender los huevos de tus gallinas a tus clientes. Todo está prohibido, todo controlado, incluso han regulado hasta cómo hemos de deshacernos de las cenizas de nuestros seres queridos. Si te mueres les dejas una factura de 4.000.-€ a familiares.

Soy autónomo desde hace tiempo y les puedo asegurar que al día de hoy, a la población se le han quitado todas las herramientas para poderse ganar la vida dignamente, y el único recuso que les queda a muchos es a cargo de las famosas ONG, como siempre todo vuelve a recaer en lo público, o sea nosotros.

Lo más grave es la sensación de indefensión ante la justicia, pues no es una sensación es una realidad absoluta, los legisladores se han apropiado también de la justicias, y están consiguiendo amordazarnos sin posibilidades para subsistir ni quejarnos.

Todo con un solo objetivo, RECAUDAR como sea, sólo quieren DINERO. Por fin hemos llegado al momento más álgido del neocapitalismo autoritario.

 

¿Y ahora qué?

 

Como he dicho antes: optimismo y positivismo. La única manera de solucionar todos nuestros problemas es con la desobediencia cívica e insumisión civil. Ahí van algunas propuestas:

-Me niego a pagar las multas, por lo que propongo el pago con trabajo social.

-Me niego a permitir que la Administración tenga el derecho al embargo de cuentas por multas de tráfico e impuestos abusivos, por lo que propongo mantengan sus cuentas a 0.

-Me niego pasar el ITV en establecimientos impuestos por la administración, mi mecánico podría que poder certificar su seguridad.

-Me niego a las zonas azules parking, por lo que voy en moto o caminando…

Los lectores pueden seguir con la lista, yo ya tengo más de veinte propuestas económicas interesantes.

-No quiero pagar más impuestos hasta que no se penalice y se actúe firmemente sobre los corruptos, traficantes de influencias y malversadores de los recursos públicos. Usted mismo vaya apuntando...

¿Qué problemas pueden surgir? El abogado te dice que no es posible porque no lo permiten las leyes. Al político no le interesa y es el que hace las leyes. A las entidades financieras ya les va bien mientras ellos puedan dictar las reglas del juego, por el momento privatizar, ahora le llaman externalizar, los servicios públicos y especular con el pan nuestro de cada día. Los jueces no son independientes. Cómo podemos empezar a cambiar las cosas: con desobediencia cívica e insumisión civil.

Ah!! Además sería bueno que sacásemos poco a poco, en un plazo de uno o dos años, todo el dinero de los bancos y que les...

Mientras continuemos así seguiremos alimentando el sistema actual, y entre todos podemos cambiarlo.

 

Javier Reñaga Mussi

Más acciones:
Otras opiniones
Otros autores
Facebook